En Hit Import, la última tienda de discos de Niza, “el rock’n roll nunca muere” durante 42 años

Con su melena de rockero atemporal, Jean-Paul Galliano vela siempre por Hit Import, su atmósfera y estética únicas, sus filas de discos atemporales y su merchandising de bandas míticas.

Una vieja historia…

Lejos de ser tacaño con las anécdotas, el fundador evoca con placer el “buenos viejos tiempos, rue Gioffredo, cuando se inauguró en 1980″. En ese momento, el ambiente era aún más íntimo, comentaron los habituales. rock y folklore Donde revista infierno, cigarrillos entre los dedos y un Kronembourg en la mano.

De los parlantes salieron los últimos Slayer, Iron Maiden y Agressor. Todos estos artistas han dado forma a los códigos del trash y el heavy metal. Y todos ellos vinieron a firmar discos en Hit Import.

“Metallica también” especifica el fundador antes de explicar con un toque de malicia y orgullo cómo él “engañado” el grupo. “Fue en el 84, fueron al Théâtre de Verdure. Así que no dudé, llamé a Nice-Matin para hacerles creer que Metallica vendría a fichar por Hit Import. Estuvo mal, pero gracias al anuncio en el periódico tuve un pretexto y una prueba para atraer al grupo a la tienda”.

Un tour de force memorable, inmortalizado en una pared cubierta de clichés.

Secreto de la longevidad

En las fotos también está Fifi y sus largos rizos castaños que se han vuelto más grises con la edad.

Fiel desde la primera hora, él “autocontratado en 82″ dice Jean-Paul, con la mente en otra parte, volvió a “la edad de oro”.

“Fue él quien me dijo que me especializara, que hiciera más hard rock y metal. Después, nos expandimos a punk y progresivo. Aquí no hay variedad. Sobrevivimos”.

Tenemos cada vez más jóvenes que vienen a comprarnos vinilos.

Tras la llegada de la Fnac, es el “estampida por las quince tiendas de discos de la ciudad” y Hit Import de hecho se convierte en un sobreviviente.

Luego vino el parón de la descarga y copia ilegal de discos en los años 90. Finalmente, la hegemonía de las plataformas de streaming y la desaparición de los reproductores de CD en los coches debilitaron aún más el mundo de las tiendas de discos.

Jean-Paul prefiere relativizar y evoca el gran regreso del vinilo.

Cada vez son más los jóvenes que vienen a comprarnos. Eso no me sorprende. El sonido es mejor, más redondo, más cálido. Y luego está la necesidad de volver al producto físico, al objeto en la mano”.

El paso de la antorcha

Su hijo, Cédric, añade: “es un eterno recomenzar”. Una frase que suena particularmente cierta desde que asumió la dirección de la tienda hace dos años. Nacido el mismo día del estreno de Hit Import, creció en este entorno atípico.

Sin que te laven el cerebro, rápidamente abrazó este tipo de música”llenando los oídos, todos los fines de semana, vacaciones escolares y después de clase con los amigos”.

Aunque el trabajo es cada vez más difícil”,requiriendo mucha responsabilidad, buena gestión de stocks y concesiones” considera que “todo es posible con pasión”.

Un amor por la música que espera transmitir a su hijo de diez años. “Le gusta la tienda, viene seguido y seguro que también le marcará, pero no sé si alguna vez reanude”.

Mientras tanto, una fiel clientela canosa y jóvenes curiosos continúan dando vida a este lugar de encuentro, de intercambio, a este templo”.de fanáticos, de entusiastas” como diría Cedric.

Se siente y hace toda la diferencia” confiesa, mirando a Fifi y Ludo, el tercer miembro del trío emblemático de la tienda.

Pasa un silencio, una vacilación y el hijo añade, emocionado: “Golpea, son ellos. En 10 años ya no podrán estar, nos adaptaremos, pero necesariamente es difícil de imaginar”.