Escape from TV: las calificaciones de Dazn han bajado

El campeonato más emocionante de los últimos veinte años con índices de audiencia decrecientes. Desde hace semanas, en plena fase decisiva de la temporada y con los estadios llenos, también gracias al fin de las restricciones relacionadas con el Covid. Es la paradoja de la Serie A de Dazn, a la espera del cambio de metodología de recogida de datos impuesto por Agcom a principios de febrero a raíz de la polémica por las fuertes diferencias entre los números facilitados por la alemana Ott y certificados por Nielsen y los de aunque parcial porque ligada únicamente al uso de Auditel en la gran pantalla.

Fuera del debate metodológico, el progresivo e imparable descenso del atractivo del campeonato en la televisión y en los distintos dispositivos que hacen utilizable la oferta de Dazn está certificado por los números de la propia empresa. La jornada 35, la disputada el fin de semana del 1 de mayo, recogió una audiencia acumulada de 6.025.585 personas y supuso la octava peor actuación desde principios de año. Con una nota a pie de página, no secundaria: tras los turnos de mitad de semana, en los que fisiológicamente bajan los números, Dazn volvió a los datos del pasado verano en periodo de lanzamiento y con muchos aficionados aún de vacaciones. Aunque Ott debería llegar a su público en todas partes y, por tanto, descontar menos el efecto vacacional que los medios tradicionales.

ESCUCHANDO DESDE EL DÍA 31

Los 6 millones de la cuarta última jornada de campeonato, con el duelo entre Inter y Milán, los partidos decisivos de Champions y Europa League y una carrera muy abierta a la salvación, son en definitiva los peores datos desde principios de septiembre excluyendo las rondas de mitad de semana. Y son la quinta encuesta en los últimos 6 días por debajo del umbral de los 7 millones; una tendencia a la baja interrumpida solo en el fin de semana del Juventus-Inter (3 de abril) con sus 2.762 millones de espectadores registrados por Dazn-Nielsen y un acumulado de 7,7 millones.

La curva descendente es evidente si tenemos en cuenta lo ocurrido inmediatamente antes: entre los días 21 y 31 (enero, febrero y marzo) la audiencia nunca había bajado de la línea de los 7 millones con el récord de 8,2 para la ronda 26. ¿Qué pasará de aquí al final del campeonato? Difícil de predecir. No hay grandes partidos, que se concentraron todos en la primera parte de la segunda vuelta, pero el desafío de larga distancia entre Inter y Milán parece diseñado específicamente para encender el corazón de los aficionados y no es casualidad que los estadios se estén llenando. con una serie continua de vendidos.

LAS PRIMERAS TARDES SIN LO GRANDE

El calendario asimétrico que desequilibró el peso de los desafíos, quitando las comparaciones directas entre los grandes en la fase final del torneo, pudo haber tenido un peso. Pero también habrá que reflexionar sobre las obligaciones contractuales que han otorgado al titular de los derechos un poder absoluto sobre la colocación de los partidos en el calendario, sin perjuicio de las obligaciones vinculadas a los demás compromisos competitivos de los equipos.

Del día 22 al 35, segunda vuelta después de las dos de principios de enero jugadas con franjas diferentes, en una ocasión el partido en horario estelar de la noche del sábado salió mejor que los otros jugados de forma anticipada: Juventus-Udinese en el día 22 con 821 mil espectadores. Entonces basta. En esa ventana, muchas veces se colocaban juegos secundarios con la paradoja de hacer menos visibles los mejores bienes del torneo. Para que quede claro, en el mismo lapso de tiempo la Juventus pasó solo dos veces a las 20.45 horas del sábado (contra Cagliari y Udinese), el Milan ídem (Cagliari y Empoli) y el Inter nunca: confinado a las franjas de la tarde penalizando por el ‘Yo escucho’.

Spezia-Lazio, Verona-Sampdoria, Lazio-Turín, Salernitana-Turín, Cagliari-Lazio, Sassuolo-Fiorentina, Turín-Venecia, Fiorentina-Lazio y Lazio-Atalanta: aquí están los partidos ofrecidos en coexclusivo con Sky de enero a hoy (excluidos los citados con los grandes nombres) en el prime time del sábado, en el juego de elecciones y vetos que acabó vaciando uno de los momentos potencialmente más ricos de audiencia televisiva. Esto también puede ser una clave para interpretar la caída registrada en los últimos meses. Números que, a la espera de la Audiencia total Auditel no puede dejar de inquietar incluso a los dirigentes de la Liga, comprometidos en los próximos meses a iniciar el proceso de licitación de la venta de los derechos de TV en el trienio 2024-2027.

.