Fedez y la entrevista (sin tabúes) a Belén Rodríguez: de Fabrizio Corona a OnlyFans

Aunque lleva años al aire en YouTube, es una pena que la prensa local se haya ocupado muy poco. musgo salvaje, el programa conducido por Fedez y Luis Sal que, más allá de los invitados de primer nivel que se reúnen episodio a episodio, lograron montar una fórmula tan icónica y reconocible que bien podría exportarse a la televisión y, quizás, resucitar una difícil banda como la de la segunda velada que lleva décadas dando tumbos, buscando en vano una nueva linfa. Junto al fondo verde y de hierba artificial, la pantalla en la que Luis proyecta su investigación online y la mesa de madera clara sobre la que descansan los micrófonos, la verdadera fuerza de musgo salvaje radica en el ambiente cómplice y sociable que Fedez y Luis Sal logran amenizar con sus invitados, finalmente libres de ese asombro que parece acompañarlos cada vez que salen a la televisión a decirse que promocionan algo. La invitada de una de las showgirls más entrevistadas del mundo del espectáculo, Belén Rodríguezconfirma lo precioso que es desarrollar un territorio neutral y lleno de confianza para llevar a un personaje a hablar de todo, incluso de temas considerados tabú.

Contenido

Este contenido también se puede ver en el sitio del que procede.

En este episodio ochenta y cinco, Belén confiesa como nunca antes lo había hecho: revela que en Argentina no podía aspirar a una carrera porque estaba demasiado corto y demasiado curvilíneo, pero también que fue Lele Mora quien le consiguió el permiso de residencia que tanto necesitaba para despedirse de su agencia a los dos meses. ¿La razón? Un entorno que es “demasiado colorido”. De ahí la conversación se traslada al histórico ex de Belén, Fabricio Corona, que un día sí y el otro también nunca pierde oportunidad de mencionar a Fedez en sus Stories de Instagram. “Me odia”, explica Federico antes de que intervenga Belén. “En mi opinión tiene un poco de ella con todo el mundo. Lo hace para ser noticia, le gusta cabrear”, dice Rodríguez y agrega que, a pesar de todo, sigue amando a Corona. La reflexión más interesante, sin embargo, se refiere a la evolución de la televisión italiana a lo largo de los años. “Cuando yo empecé era más moderno, había la posibilidad de invertir y había el coraje de no ir a lo seguro”, dice antes de que Fedez dé su opinión. “Pienso en LOLque sin embargo es una novedad mientras La televisión generalista siempre se enfoca en estos putos formatos que llevan años al aire porque no hay voluntad de correr riesgos. Sigue siendo la misma mierda acalorada’.

Contenido

Este contenido también se puede ver en el sitio del que procede.

En ese momento, Belén tira en medio del programa que conduce este año con Teo Mammucari, es decir hienas, que lleva más de veinte años al aire. “Estoy orgullosa de hacerlo”, dice. “Antes, cuando yo era joven, él era exagerado, ahora ha envejecido un poco”, señala Fedez. “Deberíamos sumar jóvenes para refrescarnos”responde Belén que, valientemente, explica que hay algo positivo en la televisión de hoy según ella. «El otro día vi una entrevista a Pasolini y pensé en cuánta modernidad había en una época que no era moderna. Hoy, sin embargo, somos tan modernos que todo es antiguo”: una réplica que, desde que tenemos memoria, Belén nunca soltó ni desde Fazio ni en ningún otro salón de TV donde estuvo invitada. Es bueno, sin embargo, que musgo salvaje permítase paréntesis que probablemente serían censurados en la televisión: como la discusión sobre el éxito de OnlyFans y la posible idea de Chiara Ferragni de publicar fotos de pies con tal vez el objetivo de donar las ganancias a la caridad. Entre Belén explicando que recoge con los pies todo lo que cae al suelo y Fedez hablando del consejo de su psiquiatra de abrazar el “yo niño”, sobra decir lo bonito que es cuando dos artistas consiguen enfrentarse tan abiertamente permitiendo mismos los momentos adecuados de seriedad y diversión. Si la pequeña pantalla fuera capaz de reproducir aunque sea una cuarta parte de ese ambiente, beneficiaría también a los espectadores, cada vez más anestesiados y en busca de algo nuevo.

Otras historias de Feria de la vanidad que te puede interesar:

Belén Rodríguez confirma el reencuentro con Stefano De Martino

Mis últimos catorce días con papá

Chiara Ferragni y Fedez, el brindis con “enzimas pancreáticas”

Para recibir la otra portada de Feria de la vanidad (y mucho más), suscríbete a Fin de semana de vanidad.

.