¡Gérard Hernández irreconocible! su estado de salud en el peor de los casos.

Gérard Hernández irreconocible: la imagen que da en la serie M6 no muestra a una persona debilitada por problemas de salud.

Gérard Hernandez cuenta en casi todas sus entrevistas la suerte que tiene de estar en su puesto. Actuar es una profesión fluctuante e inestable. Pero con Escenas de hogares encontró un trabajo estable y duradero. Escenas de hogares que los fanáticos no pueden imaginar que la pareja de culto Raymond y Huguette (Marion Game) desaparecerán.

Gerardo Hernándezun actor de 87 años que sabe que hay un final para la vida.

Son los personajes favoritos de la serie M6. Una pareja conmovedora y caprichosa, se encuentran en situaciones muy realistas. Las actuaciones de los actores ofrecen toda una gama de emociones. Hay picardía y cinismo gratuitos, pero también hay risas y momentos tiernos.

Gérard Hernandez está lúcido sobre su salud y disfruta de la vida y su éxito.

Y si Gérard Hernandez suele decir que tiene suerte es porque los papeles para personas mayores de cierta edad son escasos.

Enfermedad de Gerard Hernández

Con Marion Game (Huguette), de 81 años, forman una pareja perfecta en la pantalla. Sin embargo, su avanzada edad les plantea algunos problemas. Marion Game tiene problemas para recordar su texto. Lleva varios años luchando para que su memoria funcione como antes. Afortunadamente, puede contar con su compañero de escena para adaptar los textos que le cuesta aprender y ayudarla a recordar el resto. Porque de lo que no se queja Gérard Hernández es de su mente. Su memoria y pensamiento permanecen impecables, ya que su físico comienza a fallar.

La salud del actor está inevitablemente en declive.

Gerard Hernández no es una persona que guarde secretos. Siempre es muy franco y sincero, como su personaje Raymond. Dice que trata de no actuar, sino simplemente ser cuando interpreta a Raymond para Escenas de hogares. Entrevistado por los periodistas de L’instant de Luxe en Non Stop People, Gérard hizo algunas revelaciones sobre su estado general de salud. Y no es un cuadro muy glorioso pintado por nuestro octogenario favorito. De hecho, sólo está satisfecho con su mente, que siempre se mantiene erguida.

Gerard Hernández irreconocible

Por lo demás, Gérard Hernández tiene muchas dificultades. En primer lugar, no se enorgullece de hablar de su edad. Feliz de seguir trabajando para mantener su mente activa, lamenta la vejez. La vejez es descrita por Gérard Hernandez como un “naufragio”. Un naufragio que experimenta sin poder evitarlo es la suerte de la vida. Una cita del General de Gaulle que utiliza porque Gérard tiene buena memoria y conoce los clásicos. Sin embargo, es consciente de que la vida llama a la muerte y ésta llega lenta e insidiosamente. Gérard Hernandez luego agrega que no le tiene miedo a la parca.

La vejez no es algo agradable para Gérard-Hernandez

Y si para él no es maravilloso decir que envejecemos, sin embargo está feliz de vivir lo que vive. Con su esposa, sin embargo, es otra cosa. Porque Gérard Hernandez no teme por él, sino por ella. Y su mujer es la misma, no teme por ella, sino por él. Finalmente, Gérard Hernandez explica que el humor es su vía de escape. Para él, reírse de todo es el mayor placer. Gracias a las bromas, Gérard consigue desdramatizar las situaciones. También explica que cuanto más bromea, más probable es que oculte algo.

Sincero y franco, Gérard utiliza el humor para compensar su condición.

Al final, Gérard Hernandez habla con mucha franqueza sobre la vejez. Acepta su condición y no la oculta. El comediante admite que todo le duele. Y añade que sabe muy bien que no va a mejorar. Si él vive muy bien esta situación por sí mismo, es diferente para Micheline, su mujer.

Porque Gérard Hernandez tiene miedo de perderla o de verla sufrir, mientras que él mismo tiene los mismos problemas. admite que no le habla del tema a su esposa para no agravar la situación. Se ríen mucho juntos y él quiere que dure el mayor tiempo posible. Porque no, para Gérard Hernandez envejecer no es algo agradable de vivir.

Gerard Hernández enfermo

Desde su avanzada edad, el actor ofrece por fin su visión de la vida y en especial de la vejez.
Gérard Hernandez tiene mucho humor en sus declaraciones, pero también mucha emoción y sinceridad. Su entrevista tiene a los fanáticos del comediante preguntándose si el único momento del que vale la pena hablar es el presente.

Al proyectarnos demasiado, podemos volvernos ansiosos. Y al pensar demasiado en el pasado, podemos volvernos nostálgicos. Pero al estar plenamente en el momento presente, el peso de la vida parece más ligero. Gérard Hernandez sabe, a su manera, cómo demostrar que la vida vale la pena vivirla, pero que no es un río largo y tranquilo.